miércoles, septiembre 12, 2007

PARA QUE NO VENGA LA DESIDIA


Temo que puede volver, en cualquier momento. Temo echar a perder el poco tiempo libre que me queda en obsevaciones absurdas de la "caja tonta" o cositas así. Desde aquí hago un llamamiento a los lectores de este blog, que los hay, recomienden a mi persona algunos libros con los que combatir a la desidia, aparte de liberar de tensiones del trabajo y demás ayudan a conciliar el sueño y a conocer cada vez más, cada vez más. Echadme una mano. O mejor escrito, echadme un libro. Prometo hacerme con él y leerlo.

4 comentarios:

Rubén dijo...

Ramón lo mejor siempre son los clásicos: Galdós (espero que aquí el Churi me contradiga), Clarín, Valera, etc. Más moderno: Javier Marías, Eduardo Mendoza (Sobre todo Una comedia ligera), Juanjo Millás (La primera parte de El orden alfabético es estupenda), Muñoz Molina (sobre todo las breves, El dueño del secreto, Carlota Maning o algo así, pero también Plenilunio.) Extranjero: Chesterton, H. G. Wells. Poesía: César Vallejo, Jaime Sabines, José Antonio Muñoz Rojas, Gerardo Diego, Pedro Salinas. Y si quieres teatro lee cualquier cosa medianamente editada de Lope.

Bill Rayos Beta dijo...

¡Prueba los comics, hombre, que para eso recomiendo uno todos los meses! ¿Por qué no unos "muertos Vivientes" o "The Boys"? ¡Y "Predicador" ya es la hostia!

juan francisco dijo...

Pues sí Rubén, el garbancero es un poco tostón

Daeddalus dijo...

Los clásicos nunca fallan. Y por otro lado el joven Marías (Javier) acaba de publicar nuevo libro.
igual que Vila-Matas, ambos son altamente recomendables.
Yo estoy leyendo Kadish por el hijo no nacido de Imre Kertész y de momento no me he arrepentido.

Saludos (llegué aquí por casualidad y dada la temática de último post no quería irme sin hacer ruido).