lunes, enero 28, 2008

MATTIE J. T. STEPANEK


He decubierto a este poeta, gracias a mi hermano DAVID GONZÁLEZ. Este chaval escribió mucho mejor de lo que yo lo haré en mi puta vida. Este chaval murió en el 2004 a consecuencia de su terrible enfermedad congénita y utilizaba la poesía para manifestarse. Llegó a publicar cinco libros. En España y Latinoamérica hay un libro traducido por URANO que nos acerca los tremendos versos de MATTIE. Aquí te dejo una muetra que he cogido del blog de DAVID al que estoy agradecido por haberme descubierto a este luchador infatigable que merece también un homenaje. Tiempo al tiempo.

COSAS IMPORTANTES

Cuando sea mayor,
creo que quizás
seré un muñeco de nieve,
porque cuando
nieve en la calle,
yo ya estaré frío
y eso me gustará.
Y los niños
jugarán conmigo,
y reirán,
y cantarán,
y bailarán
todos a mi alrededor.
Y es importante
que ocurran cosas así
cuando uno crece.

Mattie. J. T. Stepanek. CANCIONES EN MI CORAZÓN. Ediciones Urano, Barcelona, 2006. Traducción de José María Verger Fransoy.

Nota de David González: El autor de este poema tenía 11 años de edad cuando lo escribió.

Publicado por David González


SOBRE EL AUTOR


Me llamo Mattie J. T. Stepanek.
La piel de mi cuerpo es clara,
mi sangre es roja, mis ojos son azules y mi cabello rubio.
Como tengo miopatía motocondrial,
hasta tengo una tráquea artificial, un respirador artificial
y una mascarilla de oxígeno.
La poesía se me da bien,
y también soy muy despierto.
Todo el rato se me ocurren ideas e historias.
Soy un superviviente, pero algún día veré
a mis dos hermanos y a mi hermana en el cielo.
Cuando crezca, pienso convertirme
en un papá, un escritor, un orador,
y, sobre todo, un pacificador.
Sea quién sea, y ocurra lo que ocurra,
siempre amaré a mi cuerpo y a mi mente,
aunque tengan capacidades diferentes
a los cuerpos y mentes de otras personas.
Siempre seré feliz, porque
siempre seré yo mismo.




Mattie J. T. Stepanek. CANCIONES DE MI CORAZÓN. Editorial Urano, Barcelona, 2002. Traducción de José María Verger Fransay.


Nota de David González: Ante este poema solo cabe hacer una cosa: quitarse el sombrero y sacar a su autor a hombros. Este poema responde además a lo que yo entiendo como "Poesía de No Ficcíón". Este poema es la respuesta a la pregunta de Bécquer. Este poema es tan bueno porque aparte de las cualidades innatas de su autor, éste cree de verdad en la poesía, es lo más sagrado para él. Y este poema es importante porque lo ha escrito un niño de 11 años y porque cualquiera de nosotros, que nos llamamos poetas, hubiera dado cualquir cosa por haberlo escrito.

Publicado por David González

11 comentarios:

amalgama,,, dijo...

si que es impresionante...habrá que leer más de él por que merece la pena,ciertamente, abrazos

amalgama,,, dijo...

si que es impresionante...habrá que leer más de él por que merece la pena,ciertamente, abrazos

Saiza dijo...

Me quedado sin palabras, sin duda muy emotivo, su historia y sus poemas, desde luego se merece ese homenaje. besos.

Julio Vegas dijo...

Unas preguntas que espero nadie se tome mal y os aseguro que no llevan ninguna mala intención: Si el niño no hubiera muerto, ¿Tendrían sus versos la misma consideración? ¿Se la dedicarían posts en los blogs o webs? ¿Se le entrevistaría y colgaría en youtube?

PD: Independientemente, el texto colgado por David me parece cojonudo y de una madurez que ya quisieramos muchos

Sandra Garrido dijo...

Tal vez lo más escalofriante del poema, es como ese niño habla de el frío de su cuerpo, lo que yo entiendo por la muerte, con esa aceptación y esa madurez, ...creo que ningún adulto sería capaz. Tal vez esa madurez a la hora de escribir , esa sencillez..cuando el niño se conforma con que quede como un muñeco de nieve para que los niños jueguen con él y eso le parece suficiente eso es lo que más me ha emocionado...
Estoy segura que emocina aún más porque ese niño ha muerto. Que seguramente ese haya sido su trampolín a la fama, pero es que además lo merece.
La poesía no es que sea para mayorías, lo sabemos todos, y todos sabemos la de cantidad de poetas que pasan como invisibles y que a veces por no estar en el lugar adecuado , en el momento y con las personas adecuadas, pasan sin glroia y con sus poemas metidos en un cajón.

Un abrazo

amoremachine dijo...

sabes que yo no entiendo
de ficción o no ficción
si no de sentimientos ficticios
o fingidos o no ficticios o no fingidos
y por eso la poesía es lo que es
o lo que somos.

pero este niño
es la puta polla.

Anónimo dijo...

Kebran, tienes un premio en www.dolmendeempatiañblogspot.com, es menos de lo que mereces, pero algo es algo.

un beso.

Sibyla dijo...

Kebran, me ha gustado que traigas este post.
Me he emocionado enormemente, qué madurez la de este niño, como dice Sandra, qué manera de aceptar la lenta muerte que se le avecina.
Qué forma de aceptar que su mente y curpo son distintos al resto de otros niños.
Pero en ningún momento se le ve desesperación o fustración.
Todo un ejemplo para los que seguimos vivos!

Gracias amigo.!
Besos:)

A.Querejeta dijo...

tiene razon David González. Nada que decir.

Me quito el sombrero.

ynarud dijo...

Todas las palabras... las dijo ya, Mattie J.T. Stepanek

mos dijo...

Se me ha hecho un nudo en la garganta pero se me ha alegrado el corazón por saber que un niño de once años escribía así y amaba la poesía.
Saludos de Mos desde la ESFERA.