martes, junio 10, 2008

COMPARACIÓN ENTRE LA HOSTELERÍA Y LA PROSTITUCIÓN

LEETE ESTO QUE TE VAS A REIR UN RATO

Mayormente apto para hoteleros y turistólogos

TRABAJAR EN TURISMO Y HOTELERÍA

1- Se trabaja en horarios extraños... Como las putas


2- Te pagan para hacer feliz al cliente... Como las putas

3- El cliente a veces paga bien, pero es el empleador el que se queda con casi todo... Como las putas

4- Tu trabajo siempre va mas allá del expediente... Como las putas

5- Y eres recompensado por realizar las ideas de tu cliente... Como las putas

6- Tus amigos se distancian y sólo andas con otros iguales a ti en tu profesión... Como las putas

7- Cuando vas al encuentro del cliente tienes que estar siempre presentable... Como las putas

8- Pero cuando vuelves a tu casa parece que vienes del infierno... Como las putas

9- El cliente siempre quiere pagar menos y que haga maravillas... Como las putas

10- Cuando te preguntan en qué trabajas, tienes dificultades para explicarlo... Como las putas

11- Si las cosas salen mal siempre es culpa tuya... Como las putas

12- Todos los días al despertarte dices: ¡NO VOY A PASAR EL RESTO DE MI VIDA HACIENDO ESTO!... Como las putas

Observaciones:

La única diferencia es que la putas pueden tomarse
el día en Navidad y Año Nuevo... Y además GANAN BIEN!!!

Si conoces a alguien del ramo mándale este mensaje, así no se
sentirá tan mal... Como las putas

6 comentarios:

CARLA BADILLO CORONADO dijo...

jaja, pues has logrado distencionar los músiculos de mi cara. Abrazote kebran.

BACO dijo...

Buen ejercicio de exorcismo, Kebran.
Tómatelo de otra manera: hazlo con amor.
Abrazos.

Sandra Garrido dijo...

ayyyyyyyyyyyy como te entiendo..que también trabajé en la hosteleria.....

un abrazo que hacía mucho que o te dejaba un mensaje

CARLA BADILLO CORONADO dijo...

Kebraaaan...me olvidaba, ya vi y coloqué algo sobre Nómadas del Viento en mi blog, se nota que me gusto el docu, jaja.
GRACIAS A TI.

mammamia dijo...

Se lo debias mandar a FERRAN ADRIÁ y su colega SANTAMARIA para que nó se peleen entre ellos -COMO LAS PUTAS-

Adolfo González dijo...

Mi intrusismo en la hostelería fue cosa de dos veranos en un hotel. Yo trabajaba en la piscina, pero el macarra del jefe me obligaba a cumplir con otros servicios: fregar platos, barrer, etc, etc.

En cuanto reuní unos ahorros salí de aquellas vida tan dura.

Aunque no deberíamos olvidarnos de algo que escribió antes Jaime Sabines: CANONICEMOS A LAS PUTAS.