domingo, diciembre 28, 2008

VUELVO A LEER:LIBROS DE JARA BEDMAR Y EL ARTE DE LA GUERRA



Lo malo siempre trae entre sus fauces algo bueno. Eso creo yo. Lo estoy pasando muy, muy mal, debido a mi estado de ánimo tan peculiar, agravado por estas putas fechas, y por otros motivos que a mi me conciernen, o atañen, o duelen(y vaya que si duelen). Toda esta frase inicial es para comentar a mis lectores que al fin, después de tanto tiempo he vuelto a leer. Dos libros, uno lo terminé ,pues lo llevaba colgando cierto tiempo:EL ARTE DE LA GUERRA, un manual donde te marcan pautas para derrotar al enemigo, utilizado desde tiempos inmemoriales por generales, ahora por ejecutivos. Tengo cierto aprecio a este libro, pues me lo regaló mi hermano DAVID GONZÁLEZ esta verano cuando pasé unos días con él en su ciudad gris. Me ha gustado, pero voy a intentar prometerme a mi mismo no dejar un libro tanto tiempo muerto. Debo volver al placer de leer.
Otro libro que he leído ha sido el primer poemario de JARA BEDMAR,a la que conocí en el recital de BATANIA y a la que al final compré el libro. Me ha encantado, me cita a PANERO, tiene poemas claros, sencillos sin artificios. Es puro dolor y también puro amor. Es POESÍA. Con algunos de los poemas me siento plenamente identificado, pero mucho, mucho. A ti, que me lees, y si te interesa la POESÍA debería de hacerte con este poemario. Está estructurado en tres partes y es de muy fácil lectura. Especialmente destacable de entre todo el poemario éste poema


Háblame
Háblame en silencio
y mide tus palabras.
Cuéntame una historia al oído,
como un susurro,
como si no quisieras decirme nada.

Entonces… yo
te gritaré en otro idioma
como un mudo,
como en sueños,
sin mover la boca

JARA BEDMAR

Para hacerte con el poemario pincha en mis blogs SILBERIA y ahí lo puedes conseguir. Merece la pena.

4 comentarios:

Augusta II dijo...

Joder, mi chico siempre me recomienda leer El Arte de la Guerra. Lo tiene guardado como oro en paño en el cajoncito de la mesilla. De vez en cuando lo pilla por cualquier página y se pone a leerlo.
Cuando me ve encabronada siempre me dice que me lo lea, que aprendería mucho de la filosofía de sus palabras.

Ya veremos, jeje...

Bechos.

Marta María López dijo...

Me gusta El arte de la guerra.

Cuando estoy mal, jodida de verdad, me ayuda cierta literatura y la mala leche sin la cual uno a veces no se levanta de la cama. Kerouac y Ginsberg, Brodsky, Plath, Sexton, Pizarnik. El dolor de otros me ayuda a calibrar el peso del mío.

Poema de la Pizarnik, de esos que siempre me sacuden, verso a verso:

Y aún me atrevo a amar
el sonido de la luz en una hora muerta,
el color del tiempo en un muro abandonado.

En mi mirada lo he perdido todo.
Es tan lejos pedir. Tan cerca saber que no hay.


Apunto el nombre de Jara Bedmar.

Saludos.

Alberto Clavería dijo...

Qué feliz coincidencia, Kebran, yo también ando estos días redescubriendo a Sun Tzu. De hecho, hice un poema en base a un fragmento de "El arte de la guerra", léelo en mi blog (entrada a fecha de hoy, 29-12, "La francesa...").

Saludos.

Jara Silberia dijo...

Gracias Kebran... por disfrutar de esos versos envenenados.