domingo, julio 16, 2017

VENDETTA SANGRIENTA de JOSÉ ANTONIO HERRERA MÁRQUEZ


 Creedme si os digo si creéis en algo que este libro es fresco, es  pulp, es bueno.

José Antonio Herrera nos lleva a un Nueva York ochentero en esta novela tributo a SANGRE BAJO LA LUNA de Lem Ryan (Selección Terror  587) donde aparece de nuevo el detective Roerich y su amada Dora .También aparece la cohorte, o debiera escribir jauría de licántropos del libro original.

 Esta pequeña joya, que lo es, nos mantiene entretenidos y en constante tensión  a lo largo de todo su recorrido. Nunca tantas páginas dieron para tanto. Persecuciones, amenazas de muerte. Desmembramientos. Muchos desmembramientos. Malos malosos de los de verdad (y reales) que quieren acabar con otra especie de maldad que no viene de este mundo…

 Me llama la atención en esta novela el amor del escritor por la música ochentera, tanto que en los pasajes amenizados por esta parece que estés escuchándola.

 Es un libro que, como bien puse antes no decae en ningún momento, que nos trae recuerdos de los ochenta, época convulsa, como esta, como todas. 

 Mucha sangre en este libro , y a cada página que pasa mucho y mucho más hasta acabar  la más fantástica batalla de bandas jamás disputada, y además a tres bandas:  licántropos, mafiosos y vampiros. Y en medio de todos Roerich, detective de poco ortodoxos métodos, pero siempre muy efectivos.

Si tenéis la oportunidad, y el que quiere puede adquirid este libro. Es puro pulp amigos.

 Editado por ARACHNE en papel y en digital

 

 

 

 

3 comentarios:

Juan Castillo dijo...

Muy buena reseña, pero...¿Se puede considerar el formato de esta novela como un bolsilibro clásico? ¿Qué medidas tiene? Gracias y Saludos!

Andrés Ramón Pérez Blanco dijo...

Yo la consideraría como un bolsilibro tributario de un bolsilibro de un clásico,en este caso de una obra del autor Lem Ryan. ignoro sus medidas porque este obra la leí en formato electrónico
Un saludo Juan Castillo
Muchas gracias por su atento comentario

Andrés Ramón Pérez Blanco dijo...

Yo la consideraría como un bolsilibro tributario de un bolsilibro de un clásico,en este caso de una obra del autor Lem Ryan. ignoro sus medidas porque este obra la leí en formato electrónico
Un saludo Juan Castillo
Muchas gracias por su atento comentario