martes, agosto 12, 2008

POEMA MÍO A LAS DOS TREINTA Y CINCO A.M.

¿para que perseguir sueños?
somos pasto
para lunáticos
somos versos
para ausentes poetas

2 comentarios:

Adolfo González dijo...

¿Será que los sueños nos persiguen y nos hacen y por eso hay que luchar con ellos y no contra ellos? ¿No serán lo subterráneo de toda esta maraña?

Agustín S.A. dijo...

¿y qué hacer si no, mi querido amigo? sin dinero, estamos jodidos, pero sin sueños, estamos muertos.

la depresión en gran parte llega cuando falta la ilusión, aun a sabiendas de q la ilusión es sólo eso, un espejismo. pero lo necesitamos. como necesitamos el arte.

abrazos